Nuestro Planeta, Nuestro Futuro
Manuel Rogriguez Becerra

Manuel rodríguez, primer ministro del medio ambiente

Manuel Rodríguez Becerra sería el primer ministro del medio ambiente de Colombia, de acuerdo con fuentes de la Casa de Nariño. Próximamente saldrá el decreto correspondiente. Rodríguez, quien ocupa el cargo de gerente del Inderena desde noviembre de 1990, es ingeniero industrial de la Universidad de los Andes, especializado en la Universidad de Oxford.

Por: Redacción El Tiempo

/ 19 de enero 1994

Por más de 20 años estuvo vinculado a la Universidad de los Andes como catedrático y directivo. Entre los cargos principales que desempeñó allí se encuentran el de decano de la Facultad de Artes y Ciencias, profesor y decano de la Facultad de Administración, y secretario general, vicerrector y rector encargado.

Dentro de su cargo como gerente del Inderena, Rodríguez participó por Colombia en la Cumbre de la Tierra de Rio de Janeiro, donde fue uno de los más importantes voceros del Grupo de los 77.

Igualmente, la coyuntura del revolcón ambiental en el país le permitió participar en la redacción, asesoría y preparación del proyecto de ley que creó el Ministerio del Medio Ambiente.

Esta cartera recibió el 23 de diciembre la sanción presidencial.

Con ella, la número 15, se reestructuran todas las instituciones del ambiente y se le otorga el más alto nivel político a la gestión de este sector en el país.

Para ejercer sus funciones como orientador de la política ambiental, el nuevo ministerio contará con recursos anuales cercanos a los 60.000 millones de pesos provenientes del Fondo Nacional de Regalías y aportes directos del presupuesto nacional.

Adicionalmente, el Sistema Nacional Ambiental (Sina) integrado por las corporaciones autónomas regionales, las entidades territoriales y los institutos especializados de investigación contará, en una primera etapa, con recursos internacionales por 260 millones de dólares.

A nivel regional, las corporaciones autónomas recibirán un porcentaje del sector eléctrico, así como las correspondientes a tasas retributivas y compensatorias por el uso de los recursos naturales renovables.

La nueva ley asigna a las corporaciones la responsabilidad de ejecutar las políticas nacionales en materia de control y administración de los recursos naturales renovables.

Una vez reglamentada la Ley 99, que creó el ministerio, las ciudades con más de un millón de habitantes asumirán las funciones de regulación ambiental en el perímetro urbano; las actividades productivas y las obras públicas deberán contar con una licencia, previa presentación de un estudio ambiental de alternativas, y la minería a cielo abierto estará obligada a restaurar en su totalidad los suelos afectados por la explotación.

Estas son solo algunas de las innovaciones introducidas en la legislación con el Ministerio del Medio Ambiente, fuera de la creación de nuevas herramientas de gestión, control y prevención, como la Procuraduría Delegada para Medio Ambiente, el cuerpo especial de Policía Ambiental y las audiencias públicas para la vigilancia de los actos administrativos que puedan afectar la integridad del ambiente y de los recursos naturales del país.