La reforma ambiental en Colombia

Autor: Manuel Rodríguez Becerra 

Primera edición: febrero de 1998
Fuente: Fundación FES
ISBN: 958-601-758-3

En este libro me propuse describir y examinar el proceso de concepción y elaboración del proyecto de ley para reformar del sector ambiental, iniciado en 1990 y concluído con la expedición de la ley 99 de 1993 de creación del Ministerio del Medio Ambiente y del Sistema Nacional Ambiental, que tuve la oportunidad de coordinar por encargo del Presidente César Gaviria quien para el efecto me designó como Gerente General del Instituto de los Resursos Naturales y del Medio Ambiente (INDERENA), la autoridad nacional ambiental entre 1968 y 1993. La ley 99 de 1993 fue elaboradad en el contexto de la Constitución Nacional aprobada en 1991, denominada en una sentencia de la Corte Constitucional como la “Constitución Ecológica”. En el libro examiné los antecedentes de la reforma ambiental, hice una recolección de mi testimonio personal, acudí al archivo del Inderena y otras fuentes secundarias y primarias y recogí las anotaciones que efectúe durante el complejo proceso de debate público a que dio lugar el proyecto de ley para la creación del ministerio. Este último se prolongó durante más dos años y medio y así como encontró un fuerte apoyo de muchas organizaciones y ciudadanos también encontró oposición de poderosos actores del sector privado. En el prefacio señalo:

“Entiendo, en virtud de mi participación en la concepción y construcción de la ley, así como en mi condición de primer ministro del Medio Ambiente, que siempre existe una inevitable distancia entre lo que se planea y lo que se ejecuta, entre lo que se sueña y se realiza. Distancia que parte de las dificultades de imaginarse el futuro deseado y posible y que, en últimas, constituyen los cimientos mismos del proceso de construcción de una ley como la aprobada.
La distancia se crea también cuando se ponen en marcha nuevas instituciones que deben desenvolverse en el convulsionado entorno político, económico y social en que vivimos.
Comprendo, además, que mi carácter de participante activo en el proceso de reforma y fortalecimiento institucional me confieren ventajas para reconstruir y examinar lo acontecido. Pero conlleva también la desventaja de los sesgos a que ello pueda inducirme, y del prejuicio que pueda crearse en el lector que duda de una visión neutra. Consciente de estos hechos y de las responsabilidades que implican, asumí esta tarea. Algunos apartes de este escrito son testimoniales en su origen y su tono, opción que asumí consciente de los atributos y defectos de esta metodología y de los riesgos que le son inherentes. Entre ellos, que el autor haya pasado por alto, o no considerado en forma debida, las contribuciones de muchas personas e instituciones, o que se atribuya a sí mismo un mayor protagonismo del que le corresponde.”