El espectador

Ecoturismo comunitario: malestar por los cambios desde Parques Naturales

Por: María Móonoca Monsalve | 19 de julio 2021

La salida de Yarumo Blanco del Santuario Otún Quimbaya ha generado muchas preguntas. Parques Nacionales Naturales explica que el contrato finalizó, ya que se había firmado solo por diez años. Por su parte, la comunidad dice no aceptó la prórroga ofrecida porque incluía nuevas condiciones, como que PNN recibiera un porcentaje mayor de sus ingresos.

En los últimos días, varias personas cercanas al sector ambiental han compartido una noticia desde sus redes sociales. Parques Nacionales Naturales de Colombia (PNN) informó que la Asociación Comunitaria Yarumo Blanco, que ofrecía el servicio de ecoturismo comunitario en el Santuario de Fauna y Flora Otún Quimbaya, en el municipio de Risaralda, “culminaba su etapa de operación”.

Son muchos los que lamentaron el hecho. Además de operar en el Santuario desde el año 2009, Yarumo Blanco es reconocido como un modelo a seguir en Colombia. Solo en el año 2014 ganó el Premio Nacional de Turismo Sostenible en Mejores acciones para las comunidades locales, se llevó el tercer lugar del Impact Hub Fellowship del Fondo de Biocomercio y clasificó como uno de los cien destinos sostenibles del mundo. Además, se trata de la única empresa en Colombia con la certificación TourCert, la cual garantiza que se trata de una empresa que optimiza los aspectos sociales y ambientales en su día a día.

La experiencia que tiene Yarumo Blanco en ecoturismo comunitario generó dudas sobre su salida del Santuario. “Atención: Parques Colombia está cancelando las concesiones de ecoturismo a cargo de organizaciones comunitarias. Ya lo hizo en el Santuario de Fauna y Flora Otún Quimbaya con la Asociación Comunitaria Yarumo Blanco. Ahora lo intenta hacer en Chingaza. ¿Para entregarlas a quién?”, trinó Manuel Rodríguez Becerra, exministro de Ambiente y cofundador de Parques Nacionales Cómo Vamos, una alianza de diez organizaciones que busca fortalecer la defensa de estos territorios.

A él se unieron varios usuarios en redes pidiendo que Yarumo Blanco continúe con su proceso de ecoturismo en el Santuario.

¿Qué pasó con el contrato de PNN y Yarumo Blanco?

Leandro Monsalve García, presidente y representante legal de Yarumo Blanco, prefiere solo hablar del caso que él conoce: el del Santuario Otún Quimbaya. Explica que, en el 2009, la organización firmó un contrato con PNN de ecoturismo comunitario que duraba diez años, lo que implicaba que debía terminar en el 2019.“Nos daba un plazo de tres meses para prorrogarlo o terminarlo”, comenta.

Cuando comenzó la pandemia, Yarumo Blanco estaba negociando con la anterior directora de PNN, Julia Miranda (cargo que tiene Orlando Molano desde diciembre de 2020). El contrato quedó suspendido hasta octubre de 2020, cuando empezaron a hacer unas pruebas de ecoturismo tras la pandemia, pero el pasado 9 de julio Yarumo Blanco recibió la notificación de que el contrato se debía terminar por cláusulas legales. “Nos dijeron que no se podía ejecutar un contrato igual al de hace diez años, porque esas leyes ya no tienen piso jurídico, y nos ofrecieron una prórroga con nuevas condiciones a corto plazo, por un año”, agrega. “Pero nosotros somos una organización que ya venía golpeada por la pandemia y con la Asociación evaluamos y decidimos que no estábamos en la capacidad de alcanzar la expectativa de la entidad y que bajo los nuevos términos no podíamos seguir”.

Publicado en El Espectador https://www.elespectador.com/ambiente/ecoturismo-comunitario-malestar-por-los-cambios-desde-parques-naturales/